MADERA: TÉCNICAS AL AGUA

 Tintes:

En cuanto a los tintes existen gran variedad de ellos.Unos vienen ya preparados con el color exacto que queremos y son líquidos y otros vienen en polvo. También existen las anilinas que se disuelven fácilmente en agua o en alcohol, y que dependiendo de la cantidad de agua conseguiremos colores más o menos intensos. En cualquiera de los casos, la madera deberá estar en crudo y al elegir el objeto o mueble a teñir es aconsejable que tenga mucha veta pues el tinte penetra mucho más en las vetas resaltándolas más y el acabado es mucho más espectacular. El tinte se aplica con brocha o muñequilla y hay que procurar dar una sola mano y pasar la brocha una sola vez por cada sitio.

Una vez dado el tinte se deja secar bien la pieza y a continuación se lija suavemente con una lija fina para madera. Se limpia con una gamuza teniendo cuidado de no dejar polvo y se da una mano de tapaporos para madera diluido al 50% con disolvente, esta operación la repetimos de tres a cinco veces dependiendo del uso posterior que se le va ha dar al objeto. Finalmente le damos una capa de cera y sacamos brillo o bien le damos una pátina con cera y betún de judea. También podemos dar un barniz mate para proteger más la madera.

Encima de estos objetos y antes de darles el acabado final podemos realizar diferentes motivos con óleos y/o acrílicos finos.


Acrílicos finos:

Son pinturas de base acuosa. Las hay cubrientes y transparentes. Se disuelven en agua y se pueden rebajar también con médium. Son de secado rápido y tienen que ser dadas sobre superficies preparadas con anterioridad con selladora o tapaporos. Los colores se pueden mezclar entre si. Cuando terminemos los motivos es conveniente dar una capa de barniz. También podemos dar una capa de goma laca.


Decapados:

Se prepara la madera con una mano de tapaporos lijando la madera antes y después de dar el tapaporos. Limpiamos la superficie y damos dos manos de pintura acrílica del color elegido como base. Una vez que esta pintura está seca, lijamos finamente la superficie y damos otras dos manos de otro color con pinturas acrílicas. Dejamos secar y con una lija de agua humedecida con agua jabonosa se lija la superficie sacando el color de base, así se consigue un efecto veteado de los dos colores. Encima de esta superficie se puede realiza cualquier motivo con acrílicos finos u óleos, patinando después con betún de Judea y cera, o bien se puede dar barniz o tapaporos.


Stencil o estarcido:

Esta técnica es muy sencilla de realizar y consiste básicamente en pasar la pintura a través de una plantilla. Con esta técnica podremos decorar todo tipo de superficies y objetos y los resultados son muy espectaculares. Primero elegimos el motivo adecuado al objeto a decorar, fijamos el papel a la mesa de trabajo y ponemos encima una hoja de acetato fijándola muy bien. A continuación calcamos el dibujo con un rotulador especial para plástico. Con el cutter o el bisturí vamos cortando el plástico. Es importante cortar las líneas de un solo trazo, intentando no parar. Cuando hemos terminado se hace una prueba sobre un papel para comprobar que la plantilla está bien hecha. También podemos comprar la plantilla ya terminada, en nuestra tienda virtual puedes encontrar varios modelos.

Una vez que tenemos la plantilla elegimos el color y el tipo de pintura dependiendo de donde los vayamos a usar y se coloca la plantilla en el objeto fijándola con cinta adhesiva y procediendo a pintar con rodillo, pincel o brocha de estarcir. Después de pintar se retira cuidadosamente la plantilla y se va repitiendo el motivo. Es importante no cargar mucho el pincel para que no gotee, aconsejamos descargar primero el exceso de pintura dando golpecitos sobre un papel.

Si el fondo del objeto a pintar es muy oscuro y el color del estarcido es claro deberemos dar una primera mano de blanco y cuando esté seco repetimos la operación con el color elegido. Una vez terminada la decoración podremos dar una pátina o una mano de barniz para proteger los colores.


Craquelados:

Con esta técnica conseguiremos una superficie con una textura cuarteada. Preparamos la madera dando dos manos de tapaporos lijando entre cada una. Se aplican dos manos de acrílico del color que elijamos y se aplica el Látex craquelador extendiéndolo uniformemente, esperamos a que esté mordiente y aplicamos el otro color elegido de forma que no pasemos dos veces por el mismo lugar. En unos minutos se empieza a cuartear la superficie y se empieza a ver el color del fondo. Una vez que está seco el objeto se puede decorar con óleos o pinturas acrílicas o bien dar una pátina.


Esponjado:

Esta técnica consiste en empapar una esponja natural con pintura y aplicar dando golpecitos. Antes de empezar sumergimos la esponja en agua para que se ablande y después la escurrimos y luego la secamos con un trapo. Se prepara la madera dando una mano de pintura plástica blanca, dejamos secar una media hora y lijamos con una lija mediana para suavizar la superficie. Quitamos el polvo y damos una mano de pintura al agua si es clara y dos si el color elegido es oscuro. Este color hará de fondo. Dejamos secar. Después mojamos la esponja en la pintura elegida la cual contrastará con el fondo y aplicamos dando golpecitos. Si la pieza elegida es un mueble con esquinas y/o relieves se lijarán un poco éstas desgastándolas. Por último se da una mano de barniz.


Esponja off:

Esta técnica consiste en picotear la superficie pintada con la esponja creando una textura bastante bonita. Para ello preparamos la madera igual que en la técnica anterior y damos una o dos manos de pintura plástica al agua diluida (10% agua) de un color claro, se lija suavemente y se le quita el polvo. Posteriormente se humedece la superficie con la esponja y con una brocha plana se dan brochazos con la veladura (1vol. de resina acrílica o médium de Vallejo + 2 vol. de agua + pigmento elegido) en todas las direcciones cubriendo toda la superficie. Rápidamente y antes de que se seque se picotea la veladura con la esponja húmeda pero bien escurrida eliminando los brochazos. Pasar de nuevo la esponja más suavemente hasta obtener un fondo homogéneo. Dejar secar.

Sobre esta superficie se pueden realizar todo tipo de motivos con pinturas acrílicas finas. Después barnizar.


Bloque veteador y peine:

En esta técnica usaremos pinturas acrílicas finas y un bloque veteador (goma que imita la veta de la madera) o un peine esta técnica es muy apropiada para cosas de madera de mala calidad, cajas de cartón, etc. Primero se dan dos manos de selladora diluida con aguarrás. A continuación se dan dos manos como mínimo con el rodillo de espuma o con una brocha suave del color elegido para el fondo. Cuando esté bien seca se aplica la pintura elegida. Encima, diluida con un 10% de agua, con una paletina del mismo ancho que el bloque veteador (se va aplicando según se pasa el bloque veteador). Arrastramos el bloque veteador de una sola vez y se va repitiendo en paralelo por toda la superficie.

Para el peinado extenderemos la pintura elegida con una paletina y antes de que empiece a secarse arrastramos con el peine metálico con cuidado de no arañar la superficie.


Páginas relacionadas:

 Pirograbado

 Sellos

 Stencil o estarcido

 

Volver